jueves, 16 de diciembre de 2010

La colonia perdida (John Scalzi)

Lo sabía. Estaba claro que Scalzi lo tenía todo previsto. Si ya en La vieja guardia prepara el terreno para Las brigadas fantasma, donde da protagonismo a Jane Sagan e introduce la figura de Zoë (a pesar de que echemos en falta a John Perry), en ésta prepara el terreno para La colonia perdida. Y es que no podía ser de otra manera, sabía que el bueno de John Perry tenía que volver.

En La colonia perdida Scalzi nos traslada al planeta Huckleberry, donde John Perry y Jane Sagan, ya retirados de las Fuerzas de Defensa Coloniales, viven como padres adoptivos de Zoë Boutin en compañía de dos obin (Hickory y Dickory) que, podríamos decir, escoltan a Zoë debido a la importancia que su padre (Charles Boutin) tuvo en el proyecto para dotar de conciencia a la raza de los obin, y a la que veneran como si de una diosa se tratara.

Perry, Sagan y Zoë parece que han encontrado un nuevo hogar y viven integrados en la comunidad, hasta que la Unión Colonial aparece para convencerles y acepten el liderazgo de una nueva colonia que pretenden establecer en el planeta Roanoke. Hasta aquí bien, pero... ¿cuál es el problema? Por supuesto, la prepotencia de la Unión Colonial que eligió no suscribir el tratado del Cónclave, del que ya se hablara en el anterior volumen, Las brigadas fantasma.

"Hay cuatrocientas doce razas dentro del Cónclave, cada una de ellas con sus propios planes y planteamientos, todos los cuales tuvieron que ser tomados en cuenta para el nacimiento del Cónclave". Y la humanidad no está entre ellas.

A partir de aquí todo es un cúmulo de estratagemas, desinformación y lucha de poder que obligará a Perry, como líder de la colonia, a tomar sus propias decisiones al margen de la Unión Colonial. La novela quizá sea un poco más ligera y carente de acción que las anteriores, aunque la verdad es que absorbe bastante, y se agradece que salgan a escena personajes que no pertenecen a las Fuerzas de Defensa Coloniales, como el general Tarsem Gau, Manfred Trujillo o incluso los menonitas.

Como siempre, una lectura muy dinámica y entretenida, y esta vez, además, un sorprendente final.

Como curiosidad, merece la pena comentar que la elección del nombre de Roanoke (y del título del libro, La colonia perdida) no es casual, Scalzi lo elige haciendo referencia a la leyenda de la colonia perdida de Roanoke:

[wikipedia] "La colonia de Roanoke, también conocida como la colonia perdida, era una de las primeras colonias inglesas en América, fundada en 1587 por sir Walter Raleigh en una isla a la entrada de la sonda Albemarle, en Carolina del Norte. Se convirtió en una leyenda cuando sus habitantes, que fueron aproximadamente 117 colonos, hombres, mujeres y niños, abandonaron o desaparecieron misteriosamente en menos de tres años y sin que nadie sepa con certeza cuál fue su destino o qué motivó exactamente su partida, dando lugar a un misterio histórico que aún hoy perdura".

Y ya estoy buscando La Historia de Zoë, cuarta entrega de la saga. Quizá me lleve una sorpresa esta Navidad.

Sinopsis:
"Tras La vieja guardia y Las Brigadas Fantasma, John Scalzi nos vuelve a ofrecer una novela llena de aventuras y entretenimiento. 
John Perry y Jane Sagan han encontrado la paz junto a su hija adoptiva Zoë en el planeta colonial Huckleberry. Es una buena vida, pero sienten que les falta... algo. Por eso, cuando se les propone liderar una nueva colonia, John y Jane no pueden resistir la tentación de explorar el universo una vez más."

Título original: The lost colony (2007)
Autor: John Scalzi
Editorial: Minotauro (2009)


No hay comentarios: